#tucomoloves

Vale…. estar no he estado, pero seguir sigo.

Hola motards,

Tal vez no sea por la obligación real, pero sí por la moral, y es que creo que me voy a tener que disculpar. Hace tiempo que no estoy muy activo en todo lo relacionado a este humilde canal de comunicación personal (youtube, instagram, twitter, facebookla web). Y es que uno tiene una vida fuera de esto del internet (sí ¡en serio!), una muy importante, con familia, con hijo y con múltiples cosas que pasan y que deben ser atendidas en ese justo instante y en su justa medida y que pasan por delante de las cosas que son ociosas, como mis andaduras moteras. Y claro está, si no hay ocio no hay moto (¿no queréis ver mis desplazamientos diarios al trabajo verdad?), si no hay moto no hay vídeos (hay que ver cosas que valgan la pena de ver, hombre) y si no hay vídeos… caca. Y eso, me jodfastídia.

El caso es que ciertamente no siempre hay “material” (no, es el caso, pues tengo como unas 15 carpetas con contenido en vídeo pendiente de montar) y no siempre tengo tiempo de montarlo (es el caso). Siento deciros que, efectivamente, un servidor hace esto altruistamente y debo atender mi trabajo que es más que una jornada completa y mi vida privada, al final de esto quedo yo y mis cosas. Por suerte o por desgracia esto no es un trabajo para mi y por lo tanto no tiene definido  ni reservado un tiempo en mi horario diario a diferencia de otros youtubers famosos, espero que lo comprendáis, los mindundis tenemos estos handicaps :).

Pero no sufráis (si es que lo hacéis) que estos días estar no he estado, pero seguir sigo.

Es por ello que he decidido dar un poco de chicha a la web, pues la verdad es que el hecho que no pueda montar un vídeo (son horas y horas de trabajo para que quede bien, o al menos intentar que así sea, gajes del oficio de alguien que es perfeccionista) no quiere decir que no quiera ni tenga cosas para contar, que igual no hace falta que sean vía vídeo, pero pueden interesaros igual (ya me corregís si me equivoco ;)).

El caso es que a parte de mis “quehaceres de vida real” he tenido algunos contratiempos con la Honda Dominator. Y es que vale, Honda es Honda, dicen algunos, pero Honda también hace cosas que es para darle collejas hasta cansarte. Creédme.

El primer contratiempo que tuve fue en la rueda delantera. Cuando decidí poner el guardabarros alto semanas atrás, hubo una cosa que me tenía la mosca detrás de la oreja y por ello lo dejé en monitorización. El caso es que la Dominator como soporte guardabarros bajo tiene una pieza metálica. Ésta, la marcada en rojo: 

Es una pieza dura, gruesa, resistente. Tanto que me parecía exagerado que su único cometido fuera el de aguantar la plástica del guardabarros. Pero oye, había visto fotos de otras “Domis” con el guardabarros alto y punto, si ellos, los de las fotos, lo hacían, tenía que poderse ¿no?. Pero como digo, desconfiado de mi, no le quitaría ojo. Y mis augurios se cumplieron. Esa pieza suple un punto flaco de la moto, y es que el eje de la rueda delantera es muy fino y sin ese refuerzo parece que la rueda flexa más de lo debido. Entonces no se debe quitar. Entiendo, que no comprobado, que las hermanas con guardabarros alto (XR650) llevan otro eje más grueso o algún sistema extra que evita ese detalle, porque si no, no comprendo.

Por ahora quería seguir con el guardabarros alto, por la mejor disipación del barro y también por estética, pero siempre estoy a tiempo de dejar el original si veo algún contra extra. Por lo que monté el herraje original pero con un aletín hecho en casa:

El aletín impediría que salpicara más barro del deseable en la zona del colector, esperando que no se saturara del mismo porqué es un aletíon muy pequeño. Le hice un par de pletinas en aluminio para sujetar la parte plástica (lo veía más estético que dos arandelas), y tornillería inox porque esa zona va a mojarse bastante al tiempo que reciba chinazos, así me evito puntos de óxido donde las chinas descascarillen los tratamientos antioxidante de los tornillos.

Pero…. y ahí viene el primer problema, un tornillo en mal estado me hizo “la púa” cuando iba a montarlo:El resultado fue tener que ser preciso para hacer la perforación central de rigor y poderlo sacar usando un extractor. Afortunadamente todo fue bien y se pudo reponer el tornillo sin más destrozo.

 

Pero no acaba aquí la cosa, aún quedaban complicaciones para subsanar… Esta vez en el faro de la moto y se repite la historia: Honda es Honda, para lo bueno, sí… y para lo malo. Después de un buen estudio de mercado y especificaciones técnicas y resultados demostrados, compré una bombilla led para mejorar la visibilidad de noche, sobretodo en campo (a ver si hablo de esto más detenidamente otro día, porque hay cada artilugio de bombilla que no sé como algunos se atreven a llevar eso en sus faros). El caso es que fui a hacer el cambio de la misma en el parking de casa y el sistema de anclaje es alucinantemente precario. La bombilla va cogida con una arandela plástica que sujeta la misma entre dos patillas de plástico endeble. ¿Resultado? Pues dada la poca luminosidad del parking y sin hacer fuerza absolutamente, una patilla se rompió. En la siguiente foto podéis ver la patilla entera (marcada en rojo) y la rota (marcada en verde):

Y es que lo suyo hubiera sido montar un sistema de sujeción de la bombilla H4 con herraje/clip de toda la vida, como este:

Y más en una moto trail. Pero oye, Honda prefirió hacerlo así, con plastiquito. Pues nada, ya me veis mirando faros para reponer el mío. Nuevo son casi 200€, alucina, para un faro ya vintage que es poco más que una cúpula de cristal con base de plástico. Y de segunda mano o estaban peor que el mío, o no les quedaban (a más de uno se le ha roto un anclaje, está claro) o no eran del mismo modelo/año y cambiaban algunas sujeciones.

Pues ahí empieza otra buena aventura/perdida de tiempo, que esta vez os lo reservo para otro momento, que por hoy ha habido mucha lírica ya.

 

¡Nos vemos, maquines!

próximo puesto

Atrás puesto

© 2017 Desde aquí se ve así

Tema de Anders Norén